martes, 25 de abril de 2017

Primavera





Ha llegado, sin ti, la primavera.
Hacen sonar el pico las cigüeñas.
En su torre de amor son reinas, dueñas
de la mañana clara y placentera.

No estás y brilla el sol en cada acera
de tu pueblo hoy carente de tus señas,
y mi seno no sueltan aguileñas
garras de oscura soledad y espera.

Entre cantos de aves me remuerdo,
y sus cándidas voces no consuelan
la amarga realidad en que te pierdo.

¡Mira, amor mío, que cantan y vuelan
para curarnos de ese mal recuerdo
y son el canto de almas que se anhelan!

No hay comentarios:

Publicar un comentario